Banner

lunes, 21 de diciembre de 2015

¡¡Ya han llegado los Reyes!!

Ya se respira en el ambiente la Navidad, con sus luces, su música, sus adornos, y por supuesto, ¡sus juguetes!. Este año los Reyes Magos han llegado un poquito antes al MNAD y nos han traído una auténtica joyita que seguro va a hacer las delicias de más de uno. Se trata de una magnífica casita de muñecas de mediados del siglo XIX.
 
CE28758. Casita de muñecas
(150 x 111 x 59 cm)


Esta extraordinaria casa de muñecas fue realizada en Cádiz por el matrimonio Quesada Cangh para sus cuatro hijas Se hizo a través probablemente de encargos realizados a distintos artesanos especializados en mobiliario, metales, cristal, marfil, pintura, tejidos, papeles pintados, alfombras y moquetas y en parte de importaciones, principalmente de Inglaterra, con la que Cádiz mantenía en activo comercio de bienes de consumo. De hecho, ese país gozaba de una larga tradición en la construcción de casas de muñecas, y en la producción de miniaturas para amueblarlas y decorarlas.
 
La casita se compone de tres plantas y siete habitaciones: cocina, comedor, y cuarto de la criada en la planta baja; salón y sala de compañía (o gabinete) en la principal; y tocador y dormitorio de matrimonio en la primera.
 
Reproduce, en suma, la estructura de una morada burguesa española del segundo cuarto del siglo XIX y cuenta con muebles, menaje, estampas, moquetas, papeles pintados y piezas de porcelana, metal, y cristal, además de con sus inquilinos, una criada peinada con moño alto a la moda de los años treinta y cuarenta, una dama joven y una niña de calzón y falda corta completan la familia. Como decimos, refleja con exactitud, a través de encargos locales y piezas importadas, el ajuar y la vida de una familia burguesa pudiente que trata de incorporar detalles de última moda a un mobiliario básico y respetable.
 
El Museo Nacional de Artes Decorativas posee varias casas de muñecas y teatrinos con escenas domésticas de datación posterior. Lo que hace que esta casita sea más importante para el Museo es el hecho de que en ella, los objetos están colocados en contexto, lo que permite evocar con autenticidad cómo era la vida cotidiana española del siglo XIX.
 
Así que ¡ya sabéis!, si queréis disfrutar de esta magnífica pieza, no tenéis más que pasaros por la tercera planta del Museo, ¡os esperamos!.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Lo que la colección esconde (XXX): abanico del siglo XIX

En 1870 Mariano Fortuny pintaba La vicaría, uno de los cuadros más alabados del pintor y una muestra excepcional de las relaciones entre Fortuny y el marchante de arte Adolphe Goupil. Los intereses económicos de Goupil llevaron a que en muchos casos las pinturas del catalán se vieran supeditadas a los intereses del propio marchante. La vicaría es fiel reflejo de ello. Siguiendo el género del tableautin y la pintura de casacón, popularizada por Meissoner, Fortuny realizó una obra que ya desde un inicio, tanto por su pequeño formato como por su cercana temática, se presentó como un éxito rotundo.





El tema elegido por el pintor catalán es sencillo: la firma del contrato matrimonial de una pareja. Se piensa que pudo inspirarse para la realización en su propio casamiento, que tuvo lugar en 1867 en la parroquia San Esteban, iglesia en la que también habían contraído matrimonio otras figuras como Mariano José de Larra, Federico de Madrazo, José Zorrilla o Gustavo Adolfo Bécquer. 

En la obra se presenta justo el momento en que los testigos se disponen a firmar el libro de registros para dar fe de la veracidad del enlace. Se ven personajes vestidos con casacas y trajes más a la francesa siguiendo la pintura de Meissonier, pero también aparece algún invitado vestido de torero, mozos, un cura o incluso la figura de un demandero de almas del purgatorio. De este modo se refleja un interés claro por realizar una obra en la que se exponen buena parte de los tipos sociales de la España del XVIII.

El gran éxito de la pintura, que fue vendida en Francia por Goupil en 1870 triplicando el precio de su compra, hizo que se reprodujese en multitud de ocasiones, tomándose más como una representación de amor y el matrimonio que como una muestra de la España del Siglo de las luces.

En nuestro museo tenemos uno de esos testimonios del éxito y la difusión del cuadro de Fortuny. Se trata en este caso de un abanico que puede fecharse en la década de los 90 del siglo XIX. En él se representa la escena del enlace, pero se introducen nuevos elementos, como una alegoría del amor a través de la representación de dos tórtolas u otra de las Bellas Artes, que sirven para enmarcar la escena.

CE17694

Supone por tanto la pieza un destello más de la excelente valoración de la obra de Fortuny y una muestra del incremento del uso y la popularidad de estos instrumentos, que había comenzado ya a desarrollarse a finales del siglo XVIII.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Visitas guiadas a "Baquelitas creando futuro"

Hoy os queremos presentar a Fernando Franco Madrid y a María Villarreal Sánchez, estupendos colaboradores que están realizando las prácticas de sus estudios -Máster de Estudios Avanzados de Museos y Patrimonio Histórico Artístico de la UCM el primero, y Grado de Historia del Arte de la UCM, la segunda- en nuestro Museo.
 
Ellos nos van a acompañar a descubrir la fantástica exposición temporal "Baquelitas creando futuro", que ocupa nuestra planta baja del Museo hasta el 17 de enero de 2016. Y para ir abriendo boca a todos aquellos visitantes que quieran venir a conocerla, les hemos preguntado algunas curiosidades sobre la muestra:


-¿Por qué animaríais a la gente a ver la exposición "Baquelitas"?:
"En primer lugar porque es la primera vez que se realiza una exposición monográfica dedicada a la baquelita. Además, a través de las obras de la muestra se puede conocer el origen y la evolución de los primeros materiales plásticos. Por otro lado, al haber sido utilizado en multitud de objetos de uso cotidiano, los visitantes podrán identificar piezas similares a las que hayan tenido en sus hogares o, en caso de los más jóvenes, puedan recordar haberlas visto en casa de sus abuelos. En último lugar, aunque no por ello menos importante, los amantes de la moda "retro" o "vintage" podrán deleitarse con la enorme y variada colección de objetos de todo tipo y procedencia".
 
-¿Conocíais este material anteriormente?:
María: "En mi caso había visto objetos muy parecidos a los que se exponen, pero no conocía el material en sí".
Fernando: "Yo conocía el nombre "de oídas", ya que mi abuelo siempre hablaba de las radios y los teléfonos de baquelita (aún conserva uno, aunque ya no está en uso). Sin embargo, mi idea del material no pasaba de entenderlo como un "plástico duro".
 
-¿Qué pieza destacaríais de la exposición?, ¿por qué?:
María: "Yo no destacaría una obra en sí, sino un conjunto. En este caso, la colección de cajas diseñadas por Eduard Fornells Marco. Me parece interesante que con todos los usos que se ha dado a la baquelita, se hayan realizado piezas de tanto valor estético, tratando de imitar objetos fabricados con materiales suntuosos".
Fernando: "A mí me han llamado la atención los objetos más curiosos, como por ejemplo el calendario de celuloide fabricado por "The British Xylonite Company". Pero si hay una pieza que me ha cautivado es la Radio Philco Transitone. Modelo 49-501 "Boomerang", de 1949. Quizá por la combinación de una imagen clásica en lo material, que recuerda a las antiguas radios de madera, con un nuevo diseño llamativo, sencillo y brillante".
 
 

-¿Cuántas piezas se pueden ver en la exposición?:
"Más de 300 piezas, entre objetos de baquelita y otros materiales plásticos. Además en la sala que recrea el estudio del coleccionista se pueden contemplar mobiliario y material gráfico perteneciente a las propias colecciones del Museo Nacional de Artes Decorativas".
 
-¿Qué es lo que más os ha sorprendido de este material?:
"Los dos lo tenemos muy claro: la infinidad de usos que se le ha dado y la multitud de objetos tan diferentes en los que aparece este material. Ha sido un descubrimiento personal, por lo que invitamos a todos a compartirlo con nosotros".
 
¡Muchísimas gracias Fernando y María!, es un auténtico placer contar con vosotros para descubrir esta original exposición.
 
Para más información sobre las visitas:
  

viernes, 20 de noviembre de 2015

ad+... Javier Álvarez-Santullano

Como sabéis los voluntarios culturales son una parte fundamental de nuestro Museo. Cada semana recorren nuestras salas compartiendo con decenas de personas sus conocimientos sobre cada una de las piezas que alberga nuestro palacio del siglo XIX. 
Hoy os queremos presentar a una pieza fundamental de esta familia. Se trata de Javier Álvarez-Santullano que hoy comparte con nosotros lo que supone para él ser voluntario.

He de dar muchas gracias a la Dirección del Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid pues me ha abierto las puertas al conocimiento de sus exposiciones y biblioteca al pertenecer al colectivo de Voluntarios Culturales en el Museo.

Me encuentro muy a gusto en muchos aspectos; y no sólo en los que afectan a mi salud corporal - concierto citas, me desplazo, me muevo, estoy donde quiero, donde me necesitan - , sino también en mi autoestima personal - me considero más, me fortalezco, me crezco, mejoro.

Javier Álvarez-Santullano

El arte decorativo  cumple una importante función social. Nos tiende un puente hacia las raíces y herencias de nuestros antepasados y las tendencias vanguardistas. Amplía las fronteras culturales. Ilustra los valores y los comportamiento sociales.
En las visitas guiadas y con las personas a las que acompaño realizo un relato visual. Les invito a retroceder en el tiempo y sumergirse en un mundo sorprendente. Pienso que desarrollamos un lenguaje artístico como narradores de sensaciones, por medio de nuestro rol de intercomunicadores.

Es muy gratificante. Las personas a las que acompañamos o vamos a visitar en las visitas a centros de salud y residencias, nos dicen en sus ojos que nuestra labor les es necesaria, atractiva y didáctica; y si encima nos felicitan...¡entonces la reoca! .También mi compromiso y responsabilidad social se ha concretado en proyectos conjuntos con el Museo y soy miembro de la Asociación de Amigos del Museo.

Por otro lado, nunca estoy solo. Siempre voy bien acompañado. El equipo del Museo y el colectivo de voluntarios son personas de calidad; entrega, sacrificio y generosidad son atributos habituales; es lo que hacen siempre; se convierte en hábito, en costumbre. Dominan la cordialidad y el buen humor y me han enseñado lo que sé.

Así pues, estimados lectores, ANIMAOS; acudid a visitar el Museo con la ayuda de las voluntarios culturales y del personal del Museo, a disfrutar del conocimiento de la mano de personas fuera de serie. Gente de Primera División cultural.


Javier en la cocina del siglo XVII 

Javier, muchas gracias por tus palabras, nos emocionan y alegran. Gracias también por compartir tu tiempo, regalar tus conocimientos y acompañarnos en cada nueva aventura que emprende el Museo.  

A nuestros lectores, ¿no os apetece hacer un viaje a través del tiempo con Javier o sus compañeros? Las visitas guiadas a la exposición permanentepara grupos son de martes a viernes por la mañana y jueves por la tarde con reserva previa en la dirección de correo electrónico reservas.mnad@mecd.es. Las visitas para público individual son todos los domingos a las 11:30 en el vestíbulo del MNAD sin necesidad de reserva. Todas las visitas guiadas son gratuitas. ¡Os esperamos!


viernes, 21 de agosto de 2015

ad+... Mª José Rueda


Nuestros voluntarios se encuentran disfrutando de unas más que merecidas vacaciones, pero en el MNAD los echamos mucho de menos. Así que para tenerles bien presentes, hoy queremos presentaros a Mª José Rueda, que ha sido tan amable de contarnos qué significa para ella ser voluntaria en el MNAD. Nos han encantado sus palabras y nos alegra muchísimo que descubrir cada día nuestro museo a otras personas le haga feliz.

No nos cansamos de dar las gracias a todos nuestros voluntarios por formar parte de nuestra familia y ayudarnos a compartir todo lo que guarda el MNAD en sus salas con tanto entusiasmo y dedicación.


El MNAD es el primer museo que recuerdo haber visitado con mi padre, cuando yo tenía 7 u 8 años, mi único recuerdo de entonces: las casas de muñecas (que ahora no veo por ningún sitio), mi padre decía que era el museo más bonito de Madrid, no sé si tenía razón o no, pero estoy segura que esa opinión suya me trajo hasta aquí. 

Mª José Rueda

Para una persona como yo, más de ciencias que de letras, aunque apasionada por la historia, hacerse guía voluntaria del MNAD era un reto que amenazaba con quitarme el sueño, pero hoy se ha convertido en una actividad que me hace, sobre todo, feliz.

Estuve casi un año aprendiendo, estudiando, buscando historias, con la ayuda de los otros voluntarios, de Pablo (nuestro coordinador) y de todos los empleados del museo, que me han ayudado a conocer mejor las piezas, pero también a realizar visitas más dinámicas o a ordenar la visita cuando hay muchos grupos en el museo al mismo tiempo.

Solo pretendo que las personas que visiten el MNAD de mi mano, se lleven un recuerdo para siempre, como aquellas casas de muñecas quedaron para siempre en mi recuerdo.


Me piden que elija una pieza, a mí me resulta imposible porque cada cierto tiempo cambio mis preferencias, pero como siempre tengo una pieza que me resulta favorita, porque sea muy bonita, o porque tenga un trabajo increíblemente bien hecho o por cualquier otro motivo os contaré que hoy, mi pieza predilecta es el mueble del gabinete femenino del siglo XVIII que me parece una preciosidad y, si tuviese que decir alguna otra pieza de mi gusto elegiría cualquier de los abanicos porque todos ellos me parece que tienen algo especial. 

Pero como hay tantas piezas, creo que lo mejor es visitar el Museo, de vez en cuando, y así cada uno puede escoger su pieza preferida.



¡Gracias Mª José! A mediados de septiembre vuelven nuestros voluntarios a mostrar el MNAD a todo aquel que lo quiera conocer. Así que aprovechamos para recordaros que las visitas guiadas gratuitas para grupos son de martes a viernes por la mañana y jueves por la tarde previa reserva en el correo electrónico reservas.mnad@mecd.es . Las visitas para público individual son los domingo a las 11:30 en el vestíbulo del Museo sin necesidad de reserva. ¡Os esperamos!

viernes, 14 de agosto de 2015

Homenaje a los Pueblos Indigenas


Además del calor y de los tintos de verano propios de esta temporada, el mes de agosto también nos  brinda con importantes acontecimientos. El 9 de agosto ha sido la fecha elegida por la ONU para celebrar el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. El objetivo de esta fecha es fortalecer la cooperación internacional en la protección de los derechos de las minorías indigenas, así como, promover el respecto a sus tradiciones y diversidad cultural. Por este motivo, desde el MNAD hemos eligido dos piezas de nuestras colecciones con la intención de sumarmos a esta propuesta.

El Descubrimiento de América y el encuentro con sus habitantes fue un acontecimiento que no tardó mucho en ser captado por el arte europeo. En el siglo XVI, proliferan a través de los grabados la circulación de imágenes que nos hablan de un Nuevo Mundo, una tierra exótica e inhóspita, un paraíso perdido lleno de luces y sombras. Rapidamente empieza el intererés por la representación de esta tierra y del "otro desconocido", es decir, los habitantes de una América exótica y salvaje. Muchas imágenes de este período son producto de un trabajo a distancia, hecho por artistas europeos basados en las descripciones o relatos de los viajeros que estuvieron en América. De ahí que gran parte de estas producciones mezclaron los relatos de viaje con un fuerte componente de imaginación. Un ejemplo de estas fuentes iconográficas fue la célebre publicación de las Grandes Viajes (1590-1634) de Theodor de Bry. 

Como no podía dejar de ser, en el baúl de sorpresas de nuestra colección se encuentra una bonita composición de cuatro azulejos de Talavera de la Reina, entre los siglos XVI y XVII, con la decoración del busto de un indio americano. El personaje representado está lleno de líneas en su rostro que se asemejan a arrugas o bien las pinturas faciales. Lleva la cabeza envuelta en una especie de toga azul con unas plumas dispuestas radialmente. 


CE02311


Fechado entre los siglos XIX y XX, encontramos este interesante plato cerámico decorado con una figura masculina, caracterizada como un indio americano, con el torso desnudo, un faldellín y una pluma en la cabeza. Esta temática se inscribe dentro de la imagen del indio como "buen salvaje" fomentada por la literatura europea en la Edad Moderna. 




CE24071





¿Qué os parece estas dos piezas? Son bonitos ejemplos de la representación del indígena americano en la cultura visual de Europa. Esperamos que todos puedan recordar la importancia de los pueblos indígenas y del aporte de su riqueza cultural dentro de nuestra sociedad. 

lunes, 10 de agosto de 2015

#biblioteca

Hoy, como cada 10 de agosto desde 2009, Twitter se ha fijado el objetivo de hacer de #biblioteca trending topic en España. ¡Y se ha conseguido!
En ad+ no queremos ser menos, y nos gustaría aportar nuestro granito de arena a tan noble causa ;-)

Aquí en el MNAD tenemos la suerte de contar con una #biblioteca maravillosa. Nació al mismo tiempo que el Museo, por Real Decreto de 30 de diciembre de 1912, y fue y es un instrumento fundamental de trabajo para el personal del Museo.

Sala pequeña
La colección está especializada en artes decorativas, diseño, historia del arte y museología, si bien es cierto que podemos encontrar libros de muchas otras categorías. De sus 20.000 volúmenes, algunos son ejemplares únicos en España y muchos otros difíciles de encontrar en otras instituciones europeas. Posee así mismo numerosas publicaciones periódicas, folletos, efímeros y otras publicaciones menores muy interesantes.

Su fondo antiguo cuenta con ejemplares de los siglos XVI y XVII y un gran número de publicaciones decimonónicas que eran utilizadas por los conservadores y usuarios de la biblioteca en sus labores documentales; grabados, estampas y libros ilustrados de los siglos XVIII y XIX; publicaciones periódicas especializadas en arte, tanto españolas como extranjeras, de los siglos XVIII y XIX; libros raros y curiosos con valiosas encuadernaciones e ilustraciones. Se trata de un auténtico tesoro que desea aún por descubrir.

Fondo antiguo 

La biblioteca, situada en el edificio de oficinas, está abierta al público general, que puede venir a consultar sus fondos previa cita. Para ello hay que escribir un correo a biblioteca.mnad@mecd.es indicando la signatura de los ejemplares que se desea consultar.
El catálogo de los libros se puede consultar aquí.



La biblioteca del MNAD es una auténtica joya que pasa, lamentablemente y como muchas otras, desapercibida.  
Y es que como bien dijo Felipe, el amigo de Mafalda:


¿No sería hermoso el mundo si las bibliotecas fueran más importantes que los bancos?




miércoles, 5 de agosto de 2015

ad+... Daniel de la Fuente

En el MNAD somos afortunados. Y es que por nuestros departamentos pasa gente maravillosa con la que tenemos la suerte de compartir unos meses - que siempre saben a poco - de trabajo, ideas y momentos alegres. 

Hoy os queremos presentar a Daniel de la Fuente, que ha vivido en nuestro palacete de la calle Montalbán durante cinco meses. Se ha ido hace poquito y aquí le echamos mucho de menos, pero ya forma parte del MNAD disperso y, de una u otra forma, seguirá siempre acompañándonos. 

Queridos compañeros, ahora me toca contar mi experiencia en el museo después de estos maravillosos meses de trabajo. Resumir este tiempo en sólo unos párrafos es complicado ya que aquí, sobre todo, me he llevado a gente muy especial.
También he aprendido mucho, el departamento de Comunicación y Difusión me recibió con los brazos abiertos y sólo tengo buenas palabras para todos ellos. En primer lugar hablar de Alicia y Raquel, las "jefas" y dueñas del cortijo, que han compartido conmigo mucho conocimiento y muchas risas. También quiero hacer especial mención a mis compis de prácticas, Víctor y Laura, con los que he creado un equipo genial y lleno de compañerismo, sin ellos esto no hubiese sido lo mismo. Por último y no menos importante, quiero agradecerle a Paloma todo lo que me ha enseñado, que es mucho.

Daniel de la Fuente
Quiero decir que este museo tiene una colección maravillosa, pero lo realmente importante que alojan estas salas es la gente que trabaja en ellas.

Recuerdo el primer día que vine, conocí a Raquel y estaba tan nervioso que casi no articulaba las palabras. Ese día sólo venía para concretar mis horarios, pero no puedo negar que me imponía entrar a trabajar en un museo. Comencé en marzo y los primeros días aún estaba un poco tímido, menos mal que Alicia y Raquel estaban aquí para enseñarme y darme confianza. No hizo falta más de dos semanas para que me conocieses y se diesen cuenta de lo "payaso" que soy, No está de más decir que siempre había trabajo que hacer, pero si estás en comunicación y difusión, el trabajo siempre es más llevadero. Vivimos el caos de los días de reserva de las actividades infantiles, las reservas de grupos, las inauguraciones, charlas, presentación de la revista de la Asociación de Amigos del MNAD, las reuniones con la Cruz Roja y su programa "Enganchados al Arte"... Cogía la cámara de fotos e inmortalizaba todos esos momentos, también lo hacía con mi móvil y enseñaba un cachito del museo a los seguidores de Instagram (aprovecho y os animo a que sigáis la cuenta MNAD_Madrid), desde el departamento el trabajo siempre ha sido muy dinámico, siempre han escuchado las propuestas y han ayudado para que todas las ideas que hemos propuesto saliesen adelante, como los vídeos en el canal Youtube (que adjunto abajo) y bueno, como suele decirse, en este departamento valemos todos para un "roto y un descosido", así que aprender, he aprendido mucho.




Sé que se me va a hacer muy raro no venir cada día al museo, cruzar los almacenes para llegar a las salas, hacerle fotos a las piezas y ver a los compañeros, pero sé que una parte de mí se queda aquí y seguro que alguna vez se acordarán de alguna de mis bromas. No tardaré en volver a visitarles, porque en cuanto cruce la puerta ya estaré echándoles de menos.



Muchas gracias Daniel por tus palabras y ¡vuelve pronto!

lunes, 13 de abril de 2015

Besos de primavera...


Los besos son como pepitas de oro o de plata, halladas en tierra y sin un gran valor, pero preciosas porque revelan que cerca hay una mina.
                             George Villiers (1592-1628) Duque de Buckingham

Coincidiendo con la Primavera y todo el romanticismo que esta estación nos puede ofrecer, la semana empieza con una fecha muy especial: ¡El Día Internacional del Beso, celebrado el 13 de abril!!! 
Un beso puede contener muchos significados como un gesto de amistad, una expresión de respecto o la celebración del amor. Por este motivo, hemos elegido una bella estampa de las colecciones del MNAD para celebrar esta fecha con todo el glamour del Art Nouveau. 



Esta estampa que tiene como título "El Beso" presenta dos rostros de perfil besándose rodeados por sus propios cabellos que describen una especie de marco de líneas curvas voluptuosas, en colores verde y marrón. Es obra de Peter Behrens, arquitecto alemán y diseñador que empezó trabajando como pintor, artista gráfico y diseñador de objetos decorativos, de acuerdo con los principios del movimiento Art Nouveau. 

En 1890 se instaló en Munich y fue uno de los fundadores de la Secesión de esta ciudad. Este es unos de los diseños gráficos realizados para la revista alemana "Pan" (1895-1900), uno de los órganos de difusión del Art Nouveau, mediante la publicación de escritos, poemas y pinturas de vanguardia. Se trataba de una revista bastante exclusiva, editada en gran formato y papel de alta calidad, muy acabada en la impresión. También fue publicado en "Decorative Kunst" en 1900. 

Behrens expuso regularmente su obra pictórica y sus grabados en madera durante la década de 1890, al final de la cual se decantó por el diseño de objetos cotidianos destinados a la producción industrial. En este caso se trata de una xilografía que data de 1898, cuyo tema se convierte en referencia para otros artistas contemporáneos, como Gustav Klimt.

¡Feliz semana a todos y Feliz Día Internacional del Beso!


jueves, 26 de marzo de 2015

Guardando secretos...


"Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo" 
Séneca (filosofo latino)

¿Alguna vez has intentado guardar un valioso secreto? 

Aunque parezca una difícil tarea, no hay nada que más estimule nuestra imaginación que los secretos bien guardados. Hay muchos tipos de secretos, entre ellos: los secretos del corazón, los secretos profesionales, los secretos de Estado o los secretos perdidos en la noche de los tiempos. Lo cierto es que se ha intentado a través de diversas formas preservar algunas informaciones u objetos de manera oculta a los demás, entre ellas, podemos destacar los tradicionales baúles o arquetas que podían ser utilizados para los más variados fines. Por este motivo, hemos elegido esta semana una interesante pieza de la colección MNAD para que nos desvele los secretos de la vida cotidiana de  España de la Edad Moderna. 

Las arquetas, juntamente con las arcas y arcones, son las piezas del mobiliario domestico más antiguas que se conoce, pudiendo remontar su uso desde el Antiguo Egipto. Durante el Renacimiento las arquetas fueron indispensables dentro de los hogares, siendo  utilizadas para guardar objetos de valor, como joyas, reliquias, documentos, cartas o cualquier tipo de pertenencia de menor tamaño, dado que son una versión reducida de las arcas o arcones. Fueron  de gran utilidad, pues su pequeño tamaño permitía el traslado de piezas de valor en su interior, así como, podían ser guardadas en sitios ocultos, fuera de la vista ajena. Es muy común su presencia en los inventarios de la Edad Moderna, juntamente con otros muebles, tapices y objetos de uso doméstico.

En el Museo Nacional de Artes Decorativas encontramos una arqueta renacentista, proveniente del ámbito castellano, decorada con grutescos, querubines y motivos vegetales. Tiene el cuerpo formado por una caja rectangular unido a una tapa abovedada por medio de charnelas y cerradura. En las cuatro esquinas aparecen pequeñas pilastras abalaustradas. El exterior de la arqueta  está formado por  un fondo blanco estucado con relieves en policromía dorada. La decoración  está compuesta por un repertorio de figuras que enlazan con el estilo plateresco desarrollado en la arquitectura española, entre finales del siglo XV e inicios del siglo XVI.


Arqueta MNAD / CE00500

El siglo XV marca un período de transiciones desde el punto de vista político, económico y social, que cambiarán la imagen de España dentro y fuera de sus fronteras. La unificación del territorio llevado a cabo los Reyes Católicos y el Descubrimiento de América son factores que van a influir en el cambio de una estructura medieval a la formación del Estado Moderno. No obstante, en el terreno artístico las formas góticas seguían muy arraigadas en la Península, coexistiendo con la tradición hispanomusulmana, que se hacía presente a través del estilo mudéjar.

La entrada del estilo renacentista en España tendrá inicio a finales del siglo XV, a través del plateresco en la arquitectura y que luego pasará a las artes decorativas. El nuevo estilo va a mezclar todo un repertorio de motivos ornamentales, provenientes del mundo romano, con algunos toques de la tradición gótica. Los motivos formados por grutescos, máscaras, candelabros, balaustres, seres fantásticos, vegetales y animales van a componer toda una fauna decorativa que anunciarán la nueva mentalidad renacentista. 



Bibliografía

AGUILÓ, Mª Paz.: El mueble clásico español. Madrid, Cátedra, 1987.

ALCOLEA, S.: Artes decorativas de la España cristiana. Siglos XI-XIX. Ars Hispaniae. Tomo XX. Madrid, 1975.

BARTOLOMÉ ARRAIZA, A.: (Coordinador): Las artes decorativas en España. Summa Artis. Tomo XLV**. Madrid, Espasa Calpe, 1999.

FEDUCHI, Luis.: Historia Del Mueble. Barcelona. Barcelona, Editorial Blume, 1986 (1º ed.1946).

FERNANDEZ VILLAMIL, C.: Las Artes Aplicadas / 2. Madrid, 1982.





miércoles, 18 de marzo de 2015

19 de Marzo: ¡Feliz Día del Padre!

¡En fin llega la primavera!  Y con ella todo lo bueno que esta estación nos puede ofrecer: flores, calor, paseos y amores… ¡Qué bonito hacer una visita al MNAD  y, luego, acercarse al parque del Retiro o al Real Jardín Botánico para a disfrutar del buen tiempo!

El mes de marzo también es una época importante para celebrar algunas fechas especiales como el Día Internacional de la Mujer (8 de Marzo) y el Día del Padre (también Día de San José), en el 19 de Marzo. Por este motivo, queremos celebrar el Día del Padre desvelando algunas piezas de las colecciones del MNAD que formaron parte del universo masculino en los siglos pasados. 

¿Imaginas para que sirve esta figura? 





Se trata de un rey chino, pieza de un tablero de ajedrez del siglo XIX, procedente de la Colección de Arte Oriental del MNAD. Entre los entretenimientos masculinos que se practicaban en el fumoir, o salas de fumar, figuraban los juegos de mesa tradicionales, a los que se incorporaron algunas modalidades orientales. Si a tu padre le gusta el ajedrez seguro que le va a encantar las demás piezas en marfil de nuestro tablero al estilo oriental. 

¿Qué os parece este azulejo? 




Representa a unos de los más tradicionales oficios! El esquilador era un oficio que pasaba de padres a hijos. En este azulejo valenciano del siglo XIX podemos ver a un hombre que fuma una larga pipa y está manejando unas tijeras de esquilar. Delante de él, y sobre una mesa, aparece una ovejita lista para ser esquilada. ¡Enhorabuena a todos los abuelos y papas que que mantienen viva esta tradición! 

¿Sabes que día también celebramos hoy? 




¡El Día del Carpintero!! Según la tradición cristiana San José era carpintero, de ahí que sea el patrón de todos los carpinteros. ¡Mira lo que hemos encontrado en las colecciones del MNAD! Una miniatura del taller de San José, perteneciente al belén napolitano que está en la 3º planta del museo. Le acompañan algunos objetos, entre ellos destacan un serrucho, un martillo cuadrado y una sierra doble. 

¿Que os parece este San José ataviado como un campesino japonés? 




La figura viste un sombrero redondo con borla, kimono negro con decoración rosada, las manos están juntas sobre el pecho y la vara cogida en su brazo izquierdo. Es un interesante ejemplo de fusión de la iconografía cristiana con la estética oriental.

¿A tu padre le gusta los juguetes? 




¡Qué guay el soldadito! Seguro que juguetes como este alegraron la infancia de muchos niños. ¿Has preguntado a tu papá si él jugaba a los soldaditos?

¡Mira que prenda masculina interesante encontramos en nuestra colección!




Un calzoncillo de lino con hilado casero y bordado. Era un típico calzoncillo nupcial de hombre de Lagartera (Toledo). ¡Si todavía tenéis dudas con el regalo de Día del Padre ahí tenéis un buena idea!

¿Te imaginas que los papás actuales cambiaran los pijamas por los camisones?




En el pasado el camisón era una prenda de dormir utilizada tanto por las mujeres como por los hombres. El MNAD guarda algunas de estas prendas masculinas como, por ejemplo, este camisón de lino de hilado casero y amplios bordados en blanco. 

¡Aquí tenemos otro regalo para el Día del Padre que nunca pasa de moda!





Puede ser colorida, estampada, con rayas o ajedrez, sin embargo, la camisa blanca es todo un clásico que hay que tener en el armario. El MNAD preserva una bonita camisa masculina con botones y decoración compuesta por bordados "al pasado", "lorzas" y los típicos "deshilados cacereños". En los hombros, cuello y puños hay bordado lagarterano en blanco con los típicos motivos de helechos, pespuntes y cuadrados.

¿Imaginas que objeto no podía faltar en los gabinetes de los hombres ilustrados?



Las colecciones del MNAD poseen interesantes ejemplares de tabaqueras que reflejan algunas costumbres masculinas que fueron comunes en el pasado. En el siglo XVIII, por ejemplo, tomar rapé se convirtió en un refinado hábito dentro de los selectos círculos de los hombres letrados. El tabaco se guardaba en costosas pequeñas cajas. El hombre de mundo poseía la tabaquera adecuada para cada ocasión. 

Y por ultimo, a ver si lo adivinas: ¿Quién puede ser el señor retratado?



Se trata de D. Antonio José Cavanilles, fue botánico y naturalista español. En el año 1801 es nombrado Director de El Real Jardín Botánico de Madrid, cargo que ejerció hasta su muerte. Reorganizó la institución dotando al centro de una gran relevancia en la escena científica internacional. Ahora que iniciamos la primavera, un buen paseo para hacer con el papá es visitar el MNAD y de paso conocer al Real Jardín Botánico de Madrid que está cerquita.

¡Feliz Día del Padre a todos!







viernes, 6 de marzo de 2015

UNAS DE CAL, OTRAS DE ARENA. (EL TESORO). MIGUEL ÁNGEL ROJAS, Del 25 de febrero al 5 de abril de 2015


Febrero se ha despedido con muchas novedades en el circuito artístico de Madrid, entre ellas destacamos la Feria ARCOmadrid 2015, que tuvo a Colombia como país invitado este año. Por ese motivo, el MNAD ha inaugurado en el día 25 de febrero la exposición temporal del famoso artista colombiano Miguel Ángel Rojas. Comisariada por María Wills, este proyecto forma parte del programa expositivo ArcoColombia en colaboración con el Gobierno de Colombia. Para todos los que deseen conocer un poco más sobre el rico panorama artístico de Colombia en la actualidad, os invitamos que vengan a visitar la exposición Unas de cal, otras de arena (El Tesoro)  que se encuentra en la cuarta planta del MNAD hasta el día 5 de abril.





Unas de cal, otras de arena (El Tesoro) es una obra que toca los contrastes sociales entre la riqueza excesiva y la tremenda pobreza que se ve en ciudades, como Cartagena de Indias, donde estuvo presente la Bienal de Arte de dicha ciudad en 2013. En España, esta obra plantea un contraste entre la cultura española y la hispanoamericana, y reflexiona sobre la formación de los países y sus sociedades en la conquista, así como las transgresiones a las cuales fueron sometidas las culturas locales por ese preciado y codiciado metal que dio nombre a la leyenda de El Dorado.






En esta muestra Rojas genera un diálogo con el Museo de Artes Decorativas donde se destaca toda la ornamentación, muebles y objetos valorados desde una perspectiva histórica eurocéntrica, y contrasta estos objetos con piezas escultóricas que realizó investigando sobre los orígenes de los diseños precolombinos. Para Rojas es imposible cambiar el entorno de sus trabajos sin reflexionar sobre su sentido, sin repensar la obra desde su nueva locación. Esta reflexión sobre los ambientes, sobre los diseños y elementos arquitectónicos, nos conecta con esta línea de artistas contemporáneos que revisan los lugares desde la cotidianidad y que encuentran en la ruina y en el recuerdo algo más vigente, estéticamente, que la tecnología de la era global.


Miguel Ángel Rojas y su equipo de trabajo durante el montaje de la exposición en el MNAD



Horario:
De martes a sábados de 9:30 a 15:00 h.
De domingo y festivos: de 10:00 a 15:00 h.
Apertura vespertina los jueves de 17:00 a 20:00 h.

Días de cierre:
Todos los lunes del año, 1 y 6 de enero, 1 y 15 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre.

ENTRADA GRATUITA A LA EXPOSICIÓN




viernes, 13 de febrero de 2015

Para los días fríos: !Chocolate Caliente!!!

¿Qué más nos puede apetecer en los días fríos que estar en el sofá de casa, con su vieja mantita, mirando a los copos de nieve que caen por la ventana mientras disfrutamos de un rico chocolate calentito?
La combinación nos parece perfecta, sin embargo, necesitamos algo más en nuestra cocina para preparar este delicioso manjar que tanto nos alegra el paladar. Estamos hablando de las "chocolateras", estas indispensables piezas de cocina que no podían faltar en las colecciones del MNAD.

A finales del siglo XVI, el cacao que provenía de Mesoamérica se convirtió en uno de los productos más apreciados dentro de la cocina española donde era consumido como una bebida caliente y endulzada con azúcar de caña. A medida que avanzamos en el siglo XVII vamos a ver como esta bebida se extiende a todas las clases sociales, siendo incluso servida a los invitados de la corte de los Austrias. Ya plenamente aceptado como un alimento popular en la cocina española del siglo XVIII, al chocolate se sumaban propiedades consideradas terapéuticas en estos momentos: fortificaba la voz, destruía los humores malignos, además, de ser famoso por sus poderes afrodisíacos. El Barón de Bourgoing, embajador francés en Madrid, describe en sus relatos de viaje la apasionada costumbre gastronómica en torno a una taza de chocolate que según sus palabras era el "el alimento favorito de los españoles dos veces al día y que no se niega ni siquiera a los moribundos". 


Ahora vamos a la parte práctica... ¿Cómo se preparaba una rica taza de chocolate en el pasado?

Primero, los granos de cacao eran molidos hasta convertirse en una fina pasta que sería posteriormente mezclada con el azúcar y especies, como canela y vainilla. También era necesario un molinillo, especie de batidor de madera, que se utilizaba para mezclar los ingredientes dejando la bebida más homogénea y espumosa. Podemos ver como era servido el chocolate a través de algunos bodegones de la escuela española del siglo XVIII, como el ejemplo pintado por Luis Egidio Meléndez , donde aparece una rica taza de chocolate acompañada por sus bizcochos y bollos.Otro ejemplo de esta costumbre aparece en los azulejos de la cocina valenciana del MNAD, donde podemos ver una criada portando una bandeja con 12 jícaras y sus mancerinas de chocolate mientras una de las jícaras se vuelca cayendo al suelo.


                     

En todas estas representaciones nos podemos dar cuenta de que las chocolateras fueron uno de los utensilios indispensables en las cocinas españolas del siglo XVIII. Entre las piezas del MNAD encontramos algunos interesantes ejemplos de jarras para servir el chocolate, fabricadas en diferentes materiales, pertenecientes a distintas épocas. Entre ellas, una tradicional chocolatera de cobre, de caño largo, sin tapa y datada en la primera mitad del siglo XVIII.



Otro ejemplo muy bonito presente en las colecciones del MNAD se trata de una chocolatera de cerámica, de cuerpo globular, con pico vertedor, tres patas acabadas en volutas, tapa y mango. La pieza posee una rica decoración floral y pertenece a la fábrica de porcelana de Gien, fundada en Francia en 1864. Este tipo de chocolatera hecha en cerámica tenía la función de conservar el chocolate caliente por más tiempo, además, de ser una pieza cuidadosamente decorada para lucir en las mesas más exigentes.



¿Os apetece una rica taza de chocolate?